Evelio Hernández Ramos.

La educación rural cubana, un ejemplo para el munco

La escuela primaria Tony Alomá Serrano, ubicada en la comunidad guaimareña 8 de marzo, del consejo popular La Ceiba, acoge a VEINTI UN pioneros de las enseñanzas desde PRIMERO hasta SEXTO grados.


Construida de mampostería con techo de fibrocemento, dispone de todos los recursos y medios necesarios para garantizar el correcto aprendizaje de los pequeños.

Como en cualquier otra escuela de la ciudad, en éste centro educativo rural, los infantes tienen a su disposición dos televisores, una caja descodificadora de la señal digital, una computadora y otros medios creados por los maestros y padres de la propia comunidad.

Por su parte las actividades que ofrecen las instructoras de arte y especialistas de deportes complementan la preparación y el enriquecimiento para la vida de los infantes.

En su mayoría hijos de padres campesinos y otras procedencias humildes, los pioneros que cursan estudios en escuela primaria en el campo Tony Alomá, en La Ceiba, tienen garantía de estudios hasta el nivel superior de manera gratuita, porque en Cuba, el estudio no es sólo un derecho de niños, adolescentes o jóvenes, sino también un deber y obligación de cada cual.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: